WebOK Multimedia - Una gran web para pequeñas empresas

Una gran web para pequeñas empresas

Tel. 977 13 08 18

Alimentación ecológica

Comida biológica es un término que define los alimentos destinados al consumo que han sido producidos sin productos químicos y procesados sin aditivos (carnes, productos agrícolas, vinos y bebidas). Los alimentos ecológicos o biológicos pretenden contribuir no sólo a una alimentación más natural y nutritiva sino también a una producción más acorde con el medio ambiente, menos contaminante y que respete la biodiversidad.

En el sector se utilizan en muchas ocasiones indistintamente los términos “ecológico”, “biológico” y “orgánico”. Sin embargo es conveniente resaltar el uso que se le da a cada palabra en el mercado. En España la fórmula más habitual es “ecológico”, sin embargo en Alemania la más utilizada es biológico (biologisch), al igual que en Francia, siendo “orgánico” el término utilizado en el mundo anglosajón.

El empleo de estos términos está regulado por la ley, aunque en ocasiones autoriza que algunos alimentos utilicen el término “natural” en su denominación. Este es el caso del yogur, el café y el agua mineral, entre otros. Sin embargo, ciertos productos emplean este término como reclamo publicitario asociado a una mayor calidad.

Hay que fijarse bien ya que muchos productos del mercado utilizan la palabra “bio” en su etiqueta pero no son de origen biológico, sino que contienen bífidus, por ejemplo, por lo que diversas asociaciones ecológicas han denunciado el hecho.

Cuando se utilice el logotipo comunitario, la indicación del lugar en que se hayan obtenido las materias primas agrarias de que se compone el producto deberá figurar también en el mismo campo visual que el logotipo y adoptará diversas formas dependiendo de si todas las materias primas agrícolas han sido obtenidas en la Unión Europea o se utilizan todas o partes de ellas obtenidas en un tercer país.

El 15 de febrero de 2012, en Nuremberg, la Unión Europa y los Estados Unidos acuerdan que a partir del 1 de junio de 2012 los productos ecológicos certificados en Europa o en los Estados Unidos podrán venderse como tales en el territorio del otro. El valor combinado de los sectores ecológicos de los Estados Unidos y la Unión Europea se cifra en unos 40.000 millones de euros y aumenta cada año.